Compra por teléfono (+55) 5208 2280

Detalles de la entrada

Presencia de un sueño reparador

Existen dos tipos de sueño: con movimientos oculares rápidos, conocido como sueño REM (Rapid Eye Movement) o sueño paradójico, y el sueño con ondas lentas, conocido como sueño No-REM (Non Rapid Eye Movement).

El sueño No-REM se subdivide en cuatro estadios. El estadio uno, es el más corto y se corresponde con la fase de sueño más ligero. El estadio dos supone más del 50% del tiempo total de sueño. Los estadios tres y cuatro corresponden al denominado sueño delta; siendo éste el sueño más profundo y reparador.

Esta fase del sueño aparece aproximadamente entre unos veinte a sesenta minutos después de iniciado el descanso, y es en ese momento que el cerebro memoriza todo lo ocurrido durante el día, ocurre un proceso de reparación de los tejidos musculares, que es cuando el cerebro se autorrepara y hace que el cuerpo disminuya de temperatura, presión arterial y palpitaciones cardiacas. Es por ello que las personas que padecen ausencia del sueño, o que no duermen suficientes horas profundamente, generalmente manifiestan pérdida de atención, concentración y memoria.

Cuando las personas amanecen descansadas, sin agotamiento, es porque tuvieron un sueño reparador. En cambio, sí se levantan con dolores o malestar en uno o varios músculos y con la sensación de no haber dormido bien, es porque efectivamente el cuerpo no realizó ese proceso de sanación nocturno. El dormir de manera profunda es lo más importante de la jornada.

Beneficios de un sueño reparador

Investigaciones científicas indican que en los estados profundos de sueño la persona entra en unas ondas cerebrales delta, durante las cuales el cuerpo se renueva de los desgastes físicos y de los embistes de la polución y el estrés. Otros estudios asocian un ciclo anormal de sueño con estados depresivos.

Un sueño correcto es necesario para mantener la salud y el bienestar físico y emocional. A la inversa, estudios demuestran que personas que sufren de disfunciones inmunológicas, la fatiga crónica o fibromialgia producen patrones anormales de ondas cerebrales durante el sueño. Tienen dificultad para dormir y se despiertan cansadas.